martes, 23 de junio de 2015

Manteniéndose al día con Los Marcianos

Los encargados de Mars One (Marte Uno) planean vender los derechos de televisión, lo cual lo convertiría en el “reality show” supremo.

Thomas Mann creía en el poder de las caminatas: "Mientras una persona camina, los pensamientos surgen más claramente". No fue así para tres hombres y tres mujeres que durante los últimos ocho meses estuvieron encerrados en un domo erigido sobre un volcán inactivo en Hawái.

Durante los ocho meses de reclusión voluntaria en las faldas del Mauna Loa, salir a dar un paseo implicaba ponerse trajes espaciales y lidiar con esclusas de aire, algo no muy adecuado para contribuir a la claridad mental, pero, en cambio, sí para prepararse para lo que podría ser la vida en el primer asentamiento humano en Marte. El experimento de aislamiento, que terminó el sábado de la semana pasada y fue financiado por la NASA, estaba diseñado para examinar los desafíos psicológicos para personas desconocidas entre sí y que fueran obligadas de forma ineludible a cohabitar en el ambiente hostil de Marte, donde aventurarse a salir sin protección en la atmósfera rica en dióxido de carbono provocaría la asfixia en tres minutos.

La vista desde la única claraboya del domo no era la del paraíso hawaiano sembrado de guirnaldas para recién casados, sino un silencioso paisaje estéril cubierto de campos de lava y montañas. El grupo, liderado por la ingeniera canadiense Martha Lenio, reportó haber extrañado sentir el sol y el viento en la piel, una dieta variada, largas duchas y ver el mundo sin tener que usar viseras. Lenio evitó el aburrimiento tejiendo, mejorando su francés y aprendiendo el ukelele. Reveló en su blog: "En realidad puede parecer muy raro ver a otras personas de nuevo". Lamentablemente, el sexteto todavía parece tener relaciones muy joviales entre sí y ha estado disfrutando de los placeres más familiares de Hawái.

El planeta rojo es visto como el próximo destino cósmico de la humanidad: una frontera obvia a medida que buscamos nuevos mundos, no sólo por la pura emoción de la exploración, sino también como una póliza de seguro en caso de que arruinemos nuestro propio planeta. El proyecto de Lenio forma parte de un esfuerzo de la NASA para enviar personas a un asteroide en 2025 y a Marte en la década de 2030; ambas misiones están concebidas como viajes de regreso y por lo tanto dependerán en gran medida de avances tecnológicos como la mejora de la propulsión y la vida sostenible. Los ingenieros pueden construir cohetes que recorran los 225 millones de kilómetros de distancia hasta el planeta; equiparlos con la tecnología y el propelente para traer de regreso a los viajeros es prácticamente imposible.

Sin embargo, la NASA enfrenta la competencia de Mars One, una misión profundamente polémica que ha recurrido a inversionistas privados y al “crowdfunding”, o micromecenazgo, en lugar de a las arcas públicas. Mars One, idea original del empresario holandés Bas Lansdorp, es un asunto más rápido e informal, abierto a todos los interesados (y no ofrece boleto de regreso). Más de 200.000 solicitantes disfrutaron la idea de abandonar la Tierra para siempre, y de ellos, 100 han pasado el proceso de selección hasta el momento. El plan es que, en 2025, si los fondos son suficientes, algunos de ellos van a emigrar permanentemente a Marte (o por lo menos morirán en el intento). Hay un gran escepticismo sobre si la misión realmente despegará.

Sin embargo, su propuesta de venta es atrevida: no se trata tanto de ir valientemente a algún lugar, sino de la telerrealidad. Los encargados de Mars One planean vender los derechos de televisión y lograr acuerdos de patrocinio asociados a lo que sería posiblemente el mayor evento mundial desde el primer aterrizaje en la Luna: la colonización de otro planeta.

Es un hecho que Marte tiene potencial en la taquilla. En el otoño de este año se estrenará "El Marciano", una película de Ridley Scott sobre un astronauta abandonado a su suerte en el planeta, después de que su equipo erróneamente lo cree muerto en una tormenta y regresa a la Tierra sin él. Observar a nuestros semejantes tratar de establecer un asentamiento en Marte, en la vida real, sería una curiosa mezcla televisiva de altruismo e incultura (la grandeza del "Cosmos" de Carl Sagan mezclada con la burda atracción voyerista del "Big Brother" y "Survivor").

Y en medio de melodramas tales como si estos pioneros ávidos de publicidad podrán persuadir a sus plantas comestibles de que crezcan, o si terminarán de tejer sus trajes especiales, existe la promesa de un evento cinematográfico más oscuro: la muerte por radiación solar o por sofocación, la terrible perspectiva de la escasez de suministros y la lenta muerte por inanición (¿o acaso el canibalismo?), y la crisis psicológica del astronauta de Mars One que lamenta su irreversible decisión. Me temo que es el programa perfecto para el siglo XXI.

La NASA confirma la existencia del "Área 51"

Charles Bolden, administrador de la NASA, ha determinado en un conocido programa de televisión anglosajón que el "Área 51" (un presunto centro de investigación en el que, según la leyenda, los Estados Unidos estudian a extraterrestres que habrían llegado hasta la Tierra), existe. No obstante, recalcó que únicamente es un centro de investigación y desarrollo y no alberga en su interior ningún tipo de vida o tecnología alienígena.

El miembro de la agencia espacial norteamericana señaló de esta forma en el programa de televisión "Hotseat", en el que varios niños le hicieron llegar sus preguntas e inquietudes sobre la NASA y la exploración espacial. "Hay un área 51. Pero no se dedica a lo que mucha gente piensa. He ido a un lugar que se llama así, pero es un lugar normal de investigación y desarrollo.

Nunca vi en él extraterrestres ni naves espaciales. Creo que la leyenda se generó debido a que en su interior se desarrolla investigación aeronáutica y hay bastante secretismo sobre ella", dijo Bolden.

A pesar de que es probable que la respuesta no deje satisfechos a los amantes de la conspiración, Bolden recalcó además que –a día de hoy- los mitos que existen sobre este centro de investigación ubicado en Nevada son absolutamente falsos.

Con todo, sí ha señalado que cree en la existencia de vida extraterrestre. "Algún día encontraremos otras formas de vida, si no es en nuestro sistema solar, en otros sistemas solares o en los miles de millones de sistemas solares que hay en el universo", señaló el administrador.

En este sentido, indicó también que "tenemos constancia de la existencia de millones de planetas, varios de los cuales podrían ser similares a la Tierra, por lo que creer sería extraño que no hubiese vida en ellos", explicó.

sábado, 13 de junio de 2015

Extraña nube despierta curiosidad en Pailón

Un vecino del municipio de Pailón, departamento de Santa Cruz, envió a EL DEBER unas fotografías donde aparece una nube con formas curiosas y que, comentó, despertó cierta inquietud entre los pobladores.

A las 06:00 de la mañana del miércoles, la morfología de la nube despertó diferentes comentarios: hay quienes creen que su forma se asemeja a una tinaja con un remolino en el centro. Otras personas vieron en ella una lámpara de Aladino y hasta la forma de Jesucristo.

Las fotografías fueron compartidas desde este municipio cruceño para que los usuarios puedan observar la curiosa gráfica de la naturaleza.


miércoles, 3 de junio de 2015

Extraños avistamientos OVNI que EEUU investigó en Madrid

Alcanzada la primera mitad del siglo XX, Madrid se elevó como uno de los puntos marcados en rojo dentro del mapa mundial de avistamientos de objetos voladores no identificados; los comunmente conocidos como OVNI. Así consta, según la web «Project Blue Book», en unos archivos desclasificados a comienzos de 2014 en los que se incluye el estudio de ocho casos en España, cuatro de ellos en Madrid, a cargo del ejército estadounidense.

Los expedientes, una mínima parte entre los 140.000 que recoge el portal, remiten a extraños objetos que fueron avistados en la región, especialmente en la base de Torrejón de Ardoz, utilizada por las fuerzas aéreas norteamericanas hasta 1992. El primero de los avistamientos data de agosto de 1955, cuando un alto mando estadounidense avistó en el norte de la región un objeto blanco, con forma de globo. Según el testimonio recogido, cambió en dos ocasiones de forma; de esférico a plato y viceversa, hasta desaparecer en el horizonte.

El testigo, piloto militar, contaba con una dilatada experiencia e insitió en que nunca había visto nada similar en sus años de ejercicio, tanto en el ejército como en su paso por aerolíneas civiles. En el archivo figura igualmente el testimonio de un meteorólogo que añadía que su departamento lanzó un globo a la misma hora. La conclusión alcanzada fue que el objeto «desconocido» era ese mismo globo.
La base de Torrejón, núcleo de los registros

Cinco años después del primero, también en agosto, un grupo de trabajadores de la base de Torrejón de Ardoz vio una bola de fuego, del tamaño de una pelota de tenis, que surcaba el cielo del municipio con un potente brillo amarillo y verde. Con una trayectoria anómala para ser considerado como algo reconocido, los archivos concluyen que se trató de un fenómeno astronómico.

Los nuevos avistamientos OVNI registrados en la investigación datan de 1961 y 1965, respectivamente. En el caso del primero, también un objeto brillante cruzó el cielo durante un intenso y asombroso trayecto de unos tres segundos. Aunque las investigaciones posteriores determinaron que se trataba de un meteorito, dos sargentos de las fuerzas de Estados Unidos aseguraron que se trataba de algo completamente inusual. En el segundo, de nuevo en Torrejón, un grupo de civiles avistó un objeto volador (también visto en la base de Morón) que, según el estudio de años después, resultó ser un satélite.

En cualquier caso, a colación de tales sucesos, fue la propia CIA quien hizo saber que muchos de estos supuestos avistamientos obedecían a las prácticas que ellos desarrollaron, entre 1954 y 1974, con aviones espías de alta cota para conocer de primera mano las actividades de la URSS.



martes, 2 de junio de 2015

Video OVNI en Rusia es vinculado con misterioso cráter circular surgido de la nada

Aunque parezca increíble, todos los meses han ido surgiendo de la noche a la mañana, enormes agujeros en Rusia, los cuales se caracterizan por ser circulares, profundos y por desconocerse cómo se crearon. Si bien varios científicos han especulado que su origen pudiera encontrarse en el derretimiento de los suelos congelados (que a su vez liberan gases atrapados causando explosiones y cráteres gigantes), no todos están contentos con esta explicación. Algunos ufólogos sugieren, incluso, que estos orificios pueden estar relacionados con la intensa actividad OVNI que se registra en ese país euroasiático.
Tal como nos enteramos durante el pasado mes de abril, por medio del periódico Siberian Times, un grupo de científicos había ido a explorar uno de estos hoyos y, justo cuando informaban sobre la presencia de un “extraño objeto que parecía una especie de cápsula espacial” en el interior del agujero, desaparecieron sin dejar rastro. De inmediato, los escépticos aseguraron que este relato era una broma más del Día de los Inocentes” que se festeja en esa fecha en varios países del mundo, pero jamás el medio antes mencionado confirmó que se trataba de una noticia falsa (ver nota acá).
Incrementando esta polémica, otro fenómeno reciente ha llamado la atención de muchos entusiastas de la ufología, debido a que poco después de haberse registrado un espectacular y enigmático OVNI, se descubrió un nuevo cráter, más o menos en el mismo sector en donde se presume que hizo su aparición el objeto volador no identificado.

Avistamiento
Según lo publicado por The Huffington Post, un habitante de la localidad de Kízel, en la provincia de Perm, grabó un misterioso objeto luminoso durante la noche del pasado 11 de marzo de 2015. El video titulado “Lanzamiento de un OVNI”, muestra una extraña forma, similar a un cometa, que cambia a medida que asciende en el cielo, aunque no se puede identificar claramente de qué se trata.
Una vez que el registro audiovisual fue publicado en Youtube, muchas personas aseguraron que se trataba del lanzamiento de un cohete, citando determinados tipos de misiles capaces de hacer estas maniobras, incluyendo el misil balístico intercontinental de la época soviética, Tópol-M. Sin embargo, esta sugerencia hecha por los más escépticos no considera que el cosmódromo más cercano se encuentra en Baikonur, Kazajstán, a 1900 kilómetros de distancia, por lo que es prácticamente imposible que hubiera sido visto desde Kízel si se hubiera lanzado algún cohete desde la instalación de lanzamiento espacial en Baikonur.
Cráter en la zona del avistamiento
Tan sólo nueve días después de que se publicara el video en Internet, varios residentes concurrieron a la zona para tratar de encontrar el probable sitio de lanzamiento. No obstante, lo que encontraron estaba lejos de ser algo relacionado con pruebas balísticas. De acuerdo a The Moscow Times, apareció un misterioso cráter en el pueblo de Lunyevka, región de Perm, y éste medía al menos 25 metros de ancho y 10 metros de profundidad, destruyendo un gran número de árboles y parte de una granja.

¿Obra de extraterrestres?
Cuando del sitio especializado en ovnis, “UFO Sightings Daily”, Scott C Waring, fue consultado acerca de cómo de originan los misteriosos cráteres que están apareciendo en diversas partes del mundo, pero especialmente en Rusia, éste declaró que estos enormes hoyos “muestran claramente cómo han sido creados del interior al exterior, como si algo hubiera salido de ellos”, afirmó el ufólogo agregando que “ésta es una señal de que hay algo debajo de la superficie de la Tierra y la única cosa con la tecnología suficiente para para hacer eso sería una nave de origen extraterrestre”, sostuvo.
Si esta increíble conjetura se une a la misteriosa esfera hallada por los científicos rusos que desaparecieron hace ya dos meses, ¿se podría afirmar entonces que los gigantescos hoyos son formados por esferas creadas por alienígenas que salen desde el interior de la Tierra? Y si eso que suena tan descabellado resulta ser real… ¿Lo que se vio en el cielo de Perm fue generado por la misma esfera que produjo el hoyo de 25 metros de ancho en esa zona? De momento faltan pruebas para unir certeramente ambos fenómenos.


sábado, 9 de mayo de 2015

Video Muestran fotos inéditas del extraterreste de Roswell

¿Existe vida extraterrestre? ¿Los humanos somos los únicos que habitamos el universo? Algunas de estas preguntas respondió el investigador y periodista Jaime Maussan, quien para él la respuesta es concreta: “No somos los únicos”. Y para ello mostró fotos del supuesto extraterrestre del conocido y mítico caso Roswell.
Maussan exhibió fotografías del supuesto extraterrestre, que fueron tomada por una mujer piloto de la fuerza aérea estadounidense en 1947 de entre los restos de un accidente aéreo ocurrido en la base aérea de Roswell, Nuevo México. Ese accidente nunca fue aclarado y hubo algunos testigos que relataron que se trató de la caída de una nave espacial con seres que no habitan este planeta. Asegura que estas fotos no se habían revelado hasta ahora.

Quien lo hizo fue el investigador Jaime Maussan, en una conferencia titulada “Sé testigo. El cambio de la historia”, en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, en la que habló de una nueva teoría de ovnis. Las imágenes estaban dentro de una caja hallada en el ático de una casa en Sedona, Arizona, y el experto afirmó que llevó varios años confirmar su autenticidad, lo que se logró ahora.

“Existen miles y millones de galaxias y seguimos pensando que somos los únicos y los más inteligentes, pero no es así”, aseguró el periodista, mientras de fondo mostraba dos imágenes de los cadáveres de dos supuestos extraterrestres. "Son evidencias de vida extraordinaria y pronto se cumplirá el sueño de volar entre las estrellas. Este encuentro no lo hacemos por dinero o por fama, sino por compartir los conocimientos en beneficio de la humanidad”

martes, 14 de abril de 2015

La ciudad de México que se cree protegida por extraterrestres

Mientras en un sofá de una sencilla cafetería de Ciudad Madero un hombre me invita a meditar para ver ovnis, en la televisión Bob Marley canta "I shot the sherifff" y detrás de la barra una mujer prepara un frappuccino.

En esta ciudad del violento estado de Tamaulipas, en el noreste de México, muchos creen que los extraterrestres llevan décadas protegiéndolos de los huracanes, que luego de avanzar con fuerza hacia sus costas, se detienen de forma abrupta y, misteriosamente, cambian de rumbo.

Dicen que los han visto. Que hay una base submarina a unos 40 kilómetros de la costa. Que vieron sus naves, esferas, triángulos, luces. Que vieron cosas.

Y lo dicen abiertamente.

La experiencia de don Alonso

Fernando Alonso Gallardo, de 68 años, ingeniero civil, empresario, exteniente, jubilado de la petrolera estatal Pemex, tiene el rostro tostado por el picante sol de Playa Miramar, una ancha franja de arena de 10 kilómetros de largo.

En 1933 y en 1955 sendos huracanes tumbaron el restaurante de la familia de Don Alonso en Playa Miramar.

Por los barrotes de las ventanas de "El Mexicano", su restaurante frente a la playa, se cuelan el sonido de una cumbia argentina misógina y una bienvenida brisa del golfo de México.

Masticando cada palabra, me cuenta su historia, que como la de muchos otros de por aquí, involucra avistamientos de objetos voladores no identificados.

En 1933, cuando los huracanes todavía no tenían nombre, uno de categoría 5 golpeó a Tampico, la ciudad donde nació, ubicada tan cerca de Ciudad Madero que apenas se distinguen la una de la otra.

El restaurante de su padre no sobrevivió. Construyeron otro.

Pero en 1955, el huracán Hilda, que inundó tres cuartas partes de la ciudad y dejó a 20.000 personas sin hogar, lo volvió a tumbar.

"Pienso que en esa época no había extraterrestres, si no, no hubiera ocurrido tanto desastre", le dice don Alonso a BBC Mundo.

Los huracanes también llegaron en 1947, 1951 y 1966. Luego dejaron de golpear.

Hay investigadores que opinan que el motivo del desvío es la presencia de corrientes de agua fría en la zona.

Pero en Tampico y Ciudad Madero nadie ignora que existe la creencia de que algo sobrenatural defiende estas tierras.

De brujas y vírgenes

Entre el siglo XIX y los años 70, cuando la gente veía objetos luminosos en el cielo decía que eran brujas.

Pero en 1967 fue erigido un monumento a la Virgen del Carmen, patrona del mar y de los marineros, junto al muelle por el que deben pasar los pescadores cuando dejan atrás el río Pánuco, que divide los estados de Tamaulipas y Veracruz.

Muchos vieron en él la explicación de la desaparición súbita de los huracanes.

Hasta hoy es una tradición que los marineros se persignen ante su estatua y los capitanes hagan sonar la bocina de sus embarcaciones, le explica a BBC Mundo Marco Flores, desde 1995 cronista oficial del gobierno de la ciudad de Tampico.

La teoría marciana llegó un poco después.

Flores cuenta que la trajo un hombre de Ciudad de México que vino a principios de los 70 a Tampico por trabajo y aseguró que más que proteger la ciudad, lo que los extraterrestres que lo habían contactado hacían era resguardar sus base submarinas.

Es algo que también piensa don Alonso.

"No es con el afán de proteger la ciudad, es con el afán de proteger la ciudad donde ellos viven, porque encontraron una forma de poder estar ahí".

Don Alonso vio su primer ovni en 1983: un disco de 60 metros de diámetro con luces amarillentas.

Esto ocurrió en la punta del malecón que sirve para separar el agua verde del Golfo de México del agua achocolatada del río Pánuco.

Ése, dicen los que creen, es el mejor lugar para ver cosas.

Aluminio, hierro y cobre

El punto de encuentro de los "creyentes" solía ser una cafetería en la tienda Walmart, pero a la mujer que la atendía le dejó de gustar que se hablara tanto de ovnis.

Así que los miembros de la Asociación de Investigación Científica OVNI de Tampico encontraron refugio en el restaurante Bambino de Ciudad Madero.

Allí esperan turno para narrar sus experiencias.

En la cabecera de la mesa, Eduardo Anguiano Ortiz, de 83 años, habla sobre el libro que publicó el año pasado, "De Ovnis, Fantasmas y Otros Sucesos Extraordinarios".

Durante tres años recogió más de 100 testimonios.

Incluye el del hijo de un señor que cuatro décadas atrás recibió la "sugerencia" de que en Playa Miramar había que sembrar cada 100 metros varillas de un metro de aluminio, hierro y cobre.

Eso se lo dijeron los extraterrestres. Que esa barrera iba a servir para desviar huracanes.

Anguiano escuchó testimonios y se convenció: "Dudar de la existencia de los ovnis es no tener inteligencia", afirma.

Y muchos concuerdan.

Eva Martínez asegura que los extraterrestres los cuidan por la fuerza magnética que tienen.

Que estén ahí le da paz, dice.

José Luis Cárdenas ha tomado varias fotografías en las que se ven luces de formas extrañas.

Luces que no adornan el cielo al momento de tomarlas, pero luego aparecen en el visor de la cámara.

"Si los seres que nos visitan, no nos han hecho daño, entonces nos están protegiendo, están haciendo algo por nosotros. Y así tenemos que ver las cosas", le explica a BBC Mundo.

La última vez que un huracán que enfilaba hacia la zona de Tampico se desvió fue en 2013.

Ese año, autoridades locales colocaron el busto de un marciano en Playa Miramar (que fue robado al poco tiempo) y declararon que el último martes de octubre se celebraría el Día del Marciano.

"La explicación que no le podemos dar científica se la damos de manera mágica. La gente de esta región tiene un pensamiento mágico", opina Flores, el cronista de Tampico.

"Es un modo de pensar un poco, digamos, simple, explicativo de las cosas, sencillo. Y como es mágico –añade– atrae lo fantástico. La fantasía siempre es más atractiva que la realidad".

"A Dios le gusta Tampico"

En el sofá de la cafetería de Ciudad Madero, Juan Carlos Ramón López Díaz, presidente de la Asociación de Investigación Científica OVNI de Tampico, me dice que cierre los ojos y mantenga la mente tranquila.

Me invita a ver un objeto luminoso al que puedo entrar, si quiero puedo entrar, podemos ir hacia la playa, y ver en la pantalla que nos ponen la ciudad que está debajo, dicen que vamos a regresar, retiran la pantalla, dicen que estemos tranquilos, regresamos, empezamos a bajar.

Detrás de la barra de la cafetería, encienden la licuadora.

Abro los ojos. Pese a la guía de López Díaz no he visto nada.

Afuera, en medio del bullicio de Semana Santa, el vendedor callejero Alberto Fernández me vuelve a recordar que la única teoría de lo que pasa aquí no es la de los ovnis.

"Yo no creo que sean los extraterrestres, es Dios, que nos protege, debe ser Dios que le gusta Tampico", me dice.

El sol del atardecer está hecho una bola perfecta amarilla, rosa y naranja. El último barco pesquero deja el mar, cae la noche, es momento de mirar hacia arriba y esperar.